Seleccionar página

LA ACTUALIDAD DE LA EMPRESA FAMILIAR

LA ACTUALIDAD DE LA EMPRESA FAMILIAR

El valor humano en la empresa familiar. Retos en un panorama cambiante

Abr 14, 2021 | Empresa Familiar, rrhh

La empresa familiar representa casi el 90% del tejido empresarial español, lo que la convierte en el mayor generador de puestos de trabajo del país. En ella se combina el esfuerzo de llevar un negocio con el reto de la convivencia y la dirección dentro del seno familiar. Pero, además, se suma un contexto de revolución tecnológica en el que la única constante es el cambio. Esto obliga a innovar y adaptarse para poder continuar en un mercado global con cada vez más demanda.

Gestionar adecuadamente los Recursos Humanos en la empresa familiar es algo fundamental para su éxito y continuidad, al igual que en cualquier otra empresa.

Las funciones propias del departamento de Recursos humanos en la empresa familiar consisten en la planificación de los puestos de trabajo más allá del vínculo familiar, incluyendo tanto la selección de los candidatos idóneos como la fijación de la remuneración y la valoración del desempeño. Asimismo, generalmente esta área también se encarga de planificar la formación del equipo, participará en la comunicación interna y, en algunos casos, colaborar en la gestión del cambio.

La gestión de empresa familiar es una labor compleja, que requiere habilidades directivas y también un conocimiento profundo del negocio para poner en práctica estrategias corporativas. Se necesitan personas con alta capacidad de resiliencia, ya sea para lidiar con la economía cambiante, seleccionar a los empleados más adecuados o rivalizar con la competencia. Y es que una empresa familiar se debe enfrentar a múltiples desafíos. El primero paso necesario es identificarlos para, posteriormente, ser capaz de superarlos.

El capital humano es una de las ventajas competitivas de las empresas. Sin embargo, aún hoy en día se dan bastantes casos de empresas familiares que, debido a una mala gestión de los Recursos Humanos, acaban ‘espantando’ al talento. El hecho de aplicar unas prácticas de Recursos Humanos en la empresa familiar menos profesionalizadas que aquellas que tienen una dirección externa, sumado al favoritismo y al nepotismo que todavía impera en algunas de ellas, dificulta la retención del talento.

A continuación os reseñamos algunos desafíos que enfrentan los negocios familiares para mantenerse en pie de forma competitiva y hacer frente a las nuevas dinámicas sociales.

La empresa lo primero

Es muy común que se mezclen asuntos corporativos con los familiares, lo que resulta perjudicial para ambas partes. Mantener los límites claros es indispensable para evitar conflictos internos, ya que, al margen de su naturaleza familiar, una empresa se debe gestionar como tal. Hay que poner especial cuidado en las áreas fiscal y financiera, que suelen ser temas delicados.

Adaptación sin perder la esencia

Una empresa familiar suele ser fiel a sus tradiciones, algo que puede verse como un impedimento para la adaptación y la innovación. Esto no tiene por qué ser así, pero encontrar el equilibrio tampoco es tarea fácil. Innovar, más que una alternativa es una necesidad para poder mantenerse en el mercado. Una forma de tratarlo es dejando la parte tecnológica a los miembros más jóvenes, y la gestión general a los más experimentados.

Formación, meritocracia y familia

Un factor importante dentro de la empresa familiar es la profesionalización y formación del capital humano, sobre todo de aquellas personas que ocupan cargos de dirección. Necesitan capacitarse y actualizar sus conocimientos de forma constante para mantenerse al día con el entorno y el mercado.
Otro punto a cuidar es la integración de parientes a responsabilidades para los que no están cualificados. Si los resultados no son los esperados, separarlos del puesto será más complicado y puede afectar a la relación familiar. Lo mejor es evitar esta situación y basar las decisiones de contratación en las competencias del candidato y no en los lazos sanguíneos.

Crecimiento y expansión

Las empresas familiares suelen estar arraigadas en áreas limitadas y su expansión es más bien discreta. Pero en el panorama actual, con un mundo completamente interconectado, no crecer es retroceder. Por ello deben aprovechar la globalización para intentar llegar a nuevos territorios y ampliar su radio de acción. De igual manera, los proyectos de emprendimiento interno pueden suponer una aportación al desarrollo de la empresa, y vale la pena fomentarlos.

Relevo generacional

Delegar un negocio a una nueva generación puede ser un tema complicado. No siempre se tiene claro cómo será el proceso, pues no es lo mismo heredar bienes que heredar la dirección de un negocio. La decisión debe basarse en liderazgo, capacidad de gestión y visión de los candidatos, en lugar de las líneas sucesorias. Una vez decidido, puede resultar de mucha ayuda contratar los servicios de un consultor o estratega que colabore durante el periodo de transición y aporte una visión externa e imparcial.

Reconocimiento en tus empleados

Implementar medidas que formalicen el reconocimiento y la recompensa de los logros, eliminando así la percepción de influencia interna de la familia o nepotismo. Deben subordinarse los derechos heredados al mérito adquirido.

En la gestión de empresa familiar se puede aprovechar el entorno de interconexión para facilitar la toma de decisiones a partir de un sistema bien definido. Lo esencial es clarificar los objetivos y realizar seguimientos constantes, algo que se puede conseguir mediante un plan estratégico.

En el panorama socioeconómico de hoy, el papel de la empresa familiar es estelar. Por eso resulta tan importante identificar y encarar los retos a los que se enfrenta, para poder garantizar su continuidad a través del tiempo y las generaciones y, sobre todo, no perder el objetivo de cuidar a las personas.

 

¿Necesitas ayuda con tu empresa familiar? Sabemos cómo ayudarte, ¿hablamos?

Artículos relacionados

   NOSOTROS   |   SOLUCIONES   |   BLOG   |   ¿HABLAMOS?

   NOSOTROS   |   SOLUCIONES   |   BLOG   |   ¿HABLAMOS?