febrero 2021

Cómo elegir al sucesor de la empresa familiar

Por |febrero 19th, 2021|Categorías: Área Empresas, Área Patrimonial, Formación, General, Protocolo Familiar|

La teoría está clara.

Porque hay un hecho evidente que la determina. La sucesión en la empresa familiar es un evento previsible e inevitable.

Es ley de vida, todos tenemos que morir aunque algunos actúen como si fueran inmortales.

Estando así las cosas, la lógica dice que lo mejor es prepararse con tiempo. Asegurarse de que las cosas están bien atadas y gestionar la sucesión de forma ordenada.

Pero la vida es caprichosa y hay muchos factores que conducen a que esto no siempre suceda como debe.

Desde hechos inesperados como accidentes o enfermedades, hasta una especie de ceguera que impide ver que la sucesión es un tema a solucionar y que es mejor planificarla con tiempo.

La perdurabilidad de la empresa y la cohesión de la familia están en juego, y aún así demasiadas veces hay que proceder a una sucesión de manera apresurada.

Cuando esto sucede no estamos donde queremos ni donde debemos estar, pero los problemas hay que solucionarlos así que vamos a ver cuáles serían los puntos más relevantes a tener en cuenta si nos encontramos en una situación como esta.

¿Quién debe elegir?

Quizá no sea el primer punto en el que se piense pero es uno de los más relevantes. Normalmente habrá una persona o entidad de gobierno que sea la que tenga la última palabra.

En el caso de las empresas familiares de primera generación parece evidente que esta responsabilidad recaerá en el líder y fundador, pero no vayamos demasiado rápido.

Lo ideal es contar con estructuras de gobierno con responsabilidades claras y delimitadas, un protocolo familiar también sería una herramienta de mucha utilidad.

Pero no estamos ahí, nos enfrentamos con una sucesión sin estar preparados para ello.

En este caso hay que centrarse en buscar el consenso, ser muy inclusivos y contar con las opiniones, expectativas y deseos de todas las partes implicadas. 

Se dice más fácil que se hace, en particular es bastante complicado establecer un proceso que busque el consenso desde el seno de la empresa o de la familia, de la propiedad en definitiva. Lo más aconsejable es buscar apoyo externo de alguien que conozca muy bien este tipo de procesos, sus trampas y sus oportunidades, y que sea capaz de desarrollar un proceso inclusivo en el que todos los decisores o influenciadores estén incluidos.

¿Qué necesita la empresa, y la familia?

Nuestra segunda propuesta antes de entrar a considerar personas en concreto sería entender muy bien las necesidades de los componentes de nuestro sistema familia-empresa-patrimonio.

Para ello necesitamos contar con un análisis exhaustivo e inclusivo.

Por un lado estará la empresa, ¿en qué situación está?, ¿qué tendencia sigue?, ¿qué retos está afrontando y va a tener que afrontar?

Responder a cada una de estas preguntas exige un conocimiento profundo del estado financiero, comercial, productivo y de gestión de la empresa. Un buen sitio para empezar.

Pero no debemos quedarnos ahí. El nuevo líder va a afrontar retos empresariales pero también familiares y estos serán de más entidad a medida que la familia se hace más grande y más compleja. Si no existen habrá que instaurar canales de comunicación para que los miembros de la familia manifiesten sus expectativas y podamos entender qué tipo de líder se va a adecuar más a los retos futuros.

Por último es importante no olvidar la gestión patrimonial, esta es una actividad de gestión que necesita unas habilidades que tiene poco que ver con las necesarias para gestionar una empresa o liderar una familia. En empresas familiares estructuradas la gestión patrimonial será un área diferenciada pero no siempre es el caso y hay que tener claros los retos a los que se enfrenta, como superarlos y que tipo de perfil será el adecuado.

Selección de candidatos

Casi seguro que va a haber algunos candidatos evidentes dentro de la familia, pero la selección no va a ser fácil.

Alguien verá cumplidas sus expectativas y alguien tendrá que lidiar con algún tipo de frustración al no ser elegido.

Un punto importante a tener en cuenta es que no hay que adecuar la estructura organizativa para incluir en ella en puestos más o menos representativos a los distintos candidatos.

En el apartado anterior hemos definido las necesidades que hay que cubrir y por tanto el perfil más adecuado para afrontarlas con éxito. Las medias tintas casi nunca son buenas y casi siempre conducen a problemas.

Así que hay que tener el valor suficiente para tomar la decisión adecuada para garantizar la continuidad de la empresa familiar, aunque a veces no sea la más popular.

La herramienta esencial va a ser el análisis que hemos hecho de la empresa, la familia y el patrimonio. Debemos usarlo para argumentar la decisión en hechos y no en emociones.

Un punto importante antes de terminar, hemos hablado hasta ahora de candidatos en el seno de la familia pero hay una segunda opción.

Quizá ha llegado el momento de profesionalizar la empresa familiar, si es así es conveniente que la profesionalización empiece por el puesto más relevante de la organización. Una vez más el análisis de necesidades y retos que hemos hecho nos va ayudar a determinar si la profesionalización es necesaria.

Conclusión

La sucesión es inevitable en la empresa familiar y es muy aconsejable planificarla con tiempo para evitar situaciones caóticas y de falta de liderazgo que son la primera causa de muerte de empresas familiares.

Cuando no existen las herramientas para proceder a una sucesión ordenada debemos establecer primero quién debe tomar parte en el proceso de elección, definir muy bien el perfil necesario para los retos actuales y futuros para, por último, pasar a la selección de candidatos.

La ayuda de consultores externos puede ser fundamental por su experiencia en el manejo de situaciones similares. Cuenta con nosotros si necesitas ayuda.

Comentarios desactivados en Cómo elegir al sucesor de la empresa familiar

diciembre 2020

¿Plan de sucesión o protocolo familiar?

Por |diciembre 26th, 2020|Categorías: Formación, General, Protocolo Familiar|

Plantearse esta pregunta es un buen síntoma, significa que hay preocupación por el futuro de la empresa familiar y eso ya es un gran paso adelante.

Normalmente las urgencias del día a día disimulan los grandes problemas, el pensamiento dominante es que bastante hay con ir apagando fuegos y conseguir que las cosas funcionen.

Pero la empresa familiar tiene una vocación de perdurabilidad y eso hace que, inevitablemente, tenga que pasar por crisis de sucesión y solucionar problemas únicos que nacen de la interrelación entre los 3 pilares fundamentales de este tipo de empresas: la familia, el patrimonio y la misma empresa.

Desde el tener que afrontar una sucesión imprevista (las desgracias ocurren), pasando por cómo incorporar, o no incorporar, a familiares en la empresa hasta decisiones acerca de qué gastos de procedencia familiar debe pagar, o no pagar, la empresa o el patrimonio familiar.

Muchas y muy variadas decisiones que son características de la empresa familiar y que no tiene que afrontar la empresa convencional. La forma de afrontar estas decisiones marcará el futuro de la empresa familiar.

Y en este contexto es donde se suele plantear la conveniencia de hacer un protocolo familiar, o de plantear un plan de sucesión. Se mira a estas dos herramientas como la panacea que debe eliminar estos problemas

Demasiadas regulaciones pueden ser peligrosas

Antes de pasar a valorar cual de estas dos herramientas (protocolo familiar o plan de sucesión) pueden servir mejor los intereses de la empresa, hablemos un poco del fin que se busca al implementar herramientas de este tipo.

La situación inicial suele ser de falta de regulación, no existen normas ni reglas que nos digan de qué forma afrontar problemas de sucesión, de integración de familiares en la empresa o de gestión del patrimonio. Desde esta posición lo lógico es pensar que la solución está en crear esas reglas. Crear la ley.

Parece lógico, y lo es.

Pero el gran peligro es pasar de un extremo a otro, los legisladores saben bien que no es posible prever todos los posibles casos a los que una ley se va a tener que enfrentar durante su vigencia. Aún así se cae a menudo en el error de tratar de poner todos esos posibles casos por escrito, de tratar de imaginar cada una de las situaciones posibles y la solución para cada una de ellas.

Siguiendo este método nos movemos de un extremo a otro y creamos leyes muy completas pero que nadie puede conocer en detalle, con lo que se genera desconfianza hacia ellas y no se alcanza el objetivo que nos habíamos propuesto, posiblemente se alcance el objetivo contrario.

Las leyes, las normas que queremos definir, no son la solución. O al menos no son la única solución. El verdadero valor está en el proceso de elaboración, en la capacidad de hacer las preguntas adecuadas y en la habilidad para alcanzar consensos en la búsqueda de respuestas.

Tenemos que poner el foco en el proceso de creación de la norma que perseguimos más que en la norma en sí misma. Para que una norma, una ley o una regla sea útil, debe ser conocida y aceptada por las partes implicadas en su cumplimiento. 

El plan global familia-empresa

Una vez hemos establecido que la importancia siempre está en el proceso y nunca en la herramienta, hablemos de qué herramienta utilizar.

Pero tengamos en cuenta algo importante: el cambio es inevitable.

Lo es en todos los aspectos del mundo en el que vivimos, y por lo tanto lo es también en la empresa familiar, que tiene la vocación de perdurar.

Y además sabemos que no hay posibilidad de crear normas que prevean todos los posibles cambios, o al menos que no es práctico.

¿Cuál es la solución entonces?

Pues verás, nuestro enfoque parte del hecho de que, lo que solemos llamar, empresa familiar, es en realidad un sistema compuesto por la familia, la empresa, el patrimonio y todas las relaciones que se establecen entre estos componentes.

Tienes que dotar al sistema de la habilidad de corregirse a sí mismo, de aprender. No se trata de aplicar soluciones parciales a los problemas que van apareciendo sino más bien de establecer los mecanismos adecuados para que cada problema tenga un órgano de gobierno en el que tratarse.

Nosotros lo llamamos plan global familia empresa y lo tratamos en este artículo.

La importancia de la asesoría externa

Vaya por delante que nosotros somos una asesoría externa de empresas familiares, pero creemos que entenderás que un sistema no puede diagnosticarse desde dentro.

Hay demasiadas visiones parciales, demasiados intereses cruzados y lecturas interesadas.

Nos elijas a nosotros o elijas a otros consultores, te rogamos encarecidamente que no te autodiagnostiques y recurras a figuras externas, y por supuesto expertas en situaciones similares, para ayudarte a elegir el camino más adecuado para tu empresa familiar.

Comentarios desactivados en ¿Plan de sucesión o protocolo familiar?

La mejor forma de evitar la desaparición de la empresa familiar

Por |diciembre 8th, 2020|Categorías: Área Empresas, Formación, General, Protocolo Familiar|

Vaya por delante que nuestra solución no es contratar un mago, vamos por unos derroteros mucho más mundanos:

La sucesión, el protocolo familiar, el desarrollo de los órganos de gobierno.

Los profesionales que trabajamos con empresas familiares coincidimos en que estos son los tres pilares sobre los que descansa alcanzar el objetivo que la mayoría de las empresas buscan: la perdurabilidad en armonía.

Sin embargo, la realidad es tozuda.

Y la realidad nos dice que pocas empresas familiares lo ven de la misma forma, no perciben estos tres asuntos como los más importantes que deben afrontar.

Tienen otras cosas más urgentes que hacer.

Haría falta un estudio para correlacionar el porcentaje de empresas que no afrontan estos problemas con el porcentaje de empresas que mueren. Es probable que esa correlación exista pero aún no existe un estudio que lo demuestre.

Y aunque existiera, no cambiaría mucho las cosas. Porque entender cuales son los problemas importantes, que toda empresa familiar debe resolver, para tener posibilidades de sobrevivir requiere una habilidad innata.

La habilidad de previsión, de ver más allá, de anticiparse a los problemas.

Al fin y al cabo, de reconocer que uno no tiene la solución a todo y de que debe apoyarse en la experiencia de otros que ya han pasado por el mismo punto del camino.

Y quizá te puedan aconsejar sobre ese camino.

La primera generación y su mentalidad emprendedora

Los fundadores tienen tendencia a acaparar todos los órganos de decisión, y hasta cierto punto, es natural.

Al fin y al cabo, ellos crearon algo donde no había nada. Sacaron adelante un emprendimiento a base de muchos esfuerzos y tienen un profundo conocimiento del mercado.

Lo ideal es que crezcan profesionalmente en la misma medida en la que su empresa lo hace y vayan migrando desde actitudes y comportamiento operativos y de gestión hacia lugares más de dirección y liderazgo.

Si esto ocurre, será una buena noticia. Un fundador que adopta posiciones de liderazgo tiene muchas más posibilidades de entender los grandes problemas a los que su empresa y su familia se van a tener que enfrentar de forma inevitable.

Porque todas las empresas familiares pasan por ahí, sin excepción. El tiempo pasa inexorablemente y es mejor estar preparados para lo que venga.

Pero si el fundador se mantiene a nivel de gestión, atrincherado en el ordeno y mando. Es muy probable que, cuando la sucesión llegue, lo haga de forma inesperada, sin que nadie ni nada esté preparado. 

Las posibilidades de supervivencia en este tipo de situaciones son más bien escasas. Podríamos decirlo de una manera más suave pero estaríamos faltando a la verdad.

La segunda generación y las nuevas oportunidades

Cuando la segunda generación llega al liderazgo de la empresa familiar las cosas suelen ser distintas.

El sucesor o sucesora (aún estamos en que el 85 % de los sucesores son hombres), llega desde un estado mental distinto.

Normalmente asume el liderazgo de la empresa con una mentalidad más abierta, seguramente habrá vivido una sucesión difícil y tendrá más claro que su antecesor que hay que evitar que vuelva a ocurrir una situación parecida.

Esta puede ser perfectamente la razón de que la tasa de supervivencia de las empresas familiares de segunda a tercera generación sea más importante que la de primera a segunda.

El empresario familiar de segunda generación estará mucho más predispuesto a plantearse el problema de la sucesión con la anticipación adecuada. Esto le llevará inevitablemente a plantearse otros temas clave como la profesionalización de la empresa, la implantación de unos órganos de gobierno adecuados para afrontar las crisis que, sin duda, llegarán, y la creación de un protocolo familiar.

O mejor aún, de un plan global familia empresa. Puedes averiguar qué es en este artículo.

La tercera generación, un mundo diferente

Pocas empresas familiares llegan a la tercera generación manteniendo un carácter familiar, las que lo hacen suelen tener ya un tamaño apreciable y  tienen los problemas fundamentales resueltos. Sus retos son de otro tipo.

Normalmente tendrán accionistas familiares y no familiares, lo mismo ocurrirá en el consejo de administración y en los órganos de dirección de la empresa.

Es posible, incluso, que la gerencia ya no esté en manos de la familia. La tendencia normal sería que la familia haya evolucionado de la gestión de la empresa a la gestión de la propiedad. 

Los retos estarán mucho más relacionados con seguir manteniendo la empresa familiar como fuente de armonía para la familia, y seguramente extendiendo este objetivo hacia otros miembros no familiares del sistema formado por la empresa-la familia-el patrimonio.

Conclusión

Solo el 30 % de las empresas familiares consiguen transicionar hasta la segunda generación. Una forma, mucho más crudad, de ver esta estadística, es que 3 de cada 4 empresas mueren en manos de sus fundadores o en la transición hacia la segunda generación.

Existe un consenso entre los profesionales que trabajamos con empresas familiares de que esta situación es evitable trabajando sobre tres pilares:

  • La sucesión ordenada
  • El protocolo familiar
  • Los órganos de gobierno

Es muy importante que el trabajo sobre estos temas empiece mucho tiempo antes de que los problemas empiecen a aparecer.

Porque aparecerán.

agosto 2020

La gestión de las expectativas en una empresa familiar

Por |agosto 20th, 2020|Categorías: Área Empresas, General, Protocolo Familiar|

Cuando fundamos una empresa lo hacemos con grandes expectativas.

Queremos que triunfe, que se convierta en nuestro modo de vida. Queremos solucionar los problemas de los clientes y los nuestros.

Son expectativas positivas, no entran en conflicto con las de nadie más y son relativamente fáciles de manejar. Solo relativamente, porque para cumplirlas habrá que trabajar mucho y bien.

De lo que vamos a hablar hoy es de otro tipo de expectativas, aquellas que pueden poner nuestra empresa familiar en peligro. De hecho hay autores que afirman que el (mal) manejo de expectativas es la primera causa de muerte de la empresa familiar.

Primero entendamos el problema. ¿Qué son las expectativas y por qué son importantes?

Cualquier empresa está constantemente gestionando expectativas: las de sus accionistas, las de sus proveedores, las de sus clientes y las de sus empleados. Es la naturaleza de los negocios, quizá incluso lo que los hace divertidos.

Hacer bien esta gestión significa, generalmente, tener éxito empresarial.

En una empresa familiar, además, se enlazan y entrecruzan con todas aquellas expectativas relacionadas con el ámbito familiar:

  • Las del hijo que aspira a suceder al padre.
  • Las del hermano y su mujer que necesitan que la empresa consiga mejores resultados para financiar sus proyectos personales.
  • Las de la sobrina que también aspira a suceder a su tío igual que ocurre con su primo.
  • Las del yerno que espera una promoción y un aumento de sueldo.
  • … (Pon aquí todas las que se te ocurran, hay muchas más de las que parece).

Añadamos aquí el objetivo principal de toda empresa familiar que no es otro que la perdurabilidad, lo que implica éxito empresarial y éxito en la gestión de todas las expectativas familiares.

El problema consiste en que no todo esto es siempre compatible, la empresa y la familia no funcionan como entidades independientes sino que sus intereses y expectativas se entrecruzan en un grado de complejidad creciente. El tiempo solo actúa como un factor agravante de la complejidad.

Lo que quiere decir que el problema crece, nunca se va a resolver por sí solo.

Hay que actuar. Y hay que hacerlo porque el precio de no hacer nada es demasiado alto, puede suponer mucho más de lo que estamos dispuestos a asumir. Sin ponernos dramáticos puede fácilmente suponer la destrucción del proyecto.

¿Y cómo se gestionan las expectativas en la empresa familiar?

Bien, llegamos al meollo de la cuestión.

Existen diversas herramientas que puedes utilizar, algunas bien conocidas como el protocolo familiar, otras algo menos conocidas como la profesionalización de la empresa familiar o la implantación de mecanismos de gobierno corporativo y familiar.

Pero no caigamos en el error de confundir herramientas con soluciones.

Cada una de estas herramientas puede ayudarte a solucionar un problema determinado, pero cuando hablamos de gestión de expectativas, y por tanto de supervivencia, tenemos necesariamente que mirar a la globalidad del problema. 

Eso implica, primero, entender que estamos gestionando un sistema compuesto por la familia, la empresa y el patrimonio. Las expectativas que tenemos que gestionar están relacionadas siempre con algunos de los tres componentes y sus relaciones. 

No existen atajos que tomar, cualquier solución que no contemple todos los elementos implicados no estará atajando el problema.

Hagamos hincapié en que el objetivo es la perdurabilidad del sistema, su capacidad de pasar de generación en generación, es un objetivo muy ambicioso y, como tal, requiere de una solución ambiciosa.

El hecho de que existan expectativas más o menos ocultas, implica que no se han tomado las medidas necesarias que aporten claridad, que todo el mundo conozca las reglas del juego, lo que puede esperar y lo que no.

Son esas reglas del juego las que tenemos que poner en marcha, pero hay que hacerlo tomando en consideración las opiniones de todas las partes implicadas.

Nuestra sugerencia es evitar las soluciones parciales y atacar el problema con la implantación de un plan global familia empresa que tome en consideración todas las ramificaciones.

El diseño de un plan global es complejo, implica pasar por varias fases (diagnóstico, diseño de la solución, implantación, monitorización) y es la mejor forma de conseguir resultados a largo plazo.

Los clientes a los que les hemos desarrollado este tipo de planes destacan el nivel de claridad que se alcanza y, sobre todo, que el valor real está en el proceso que se sigue para diseñarlo e implementarlo. Todas las partes implicadas son entrevistadas, todas las expectativas salen a la luz y, la participación de todos en distintas fases del plan hace que su implantación sea mucho más sencilla de lo que en principio pudiera parecer.
Esperamos que este artículo te ayude a entender cómo gestionar las expectativas en tu empresa familiar. Si necesitas ayuda con ello no tienes más que contactarnos.

mayo 2020

El protocolo familiar es necesario pero no es suficiente

Por |mayo 19th, 2020|Categorías: General, Protocolo Familiar|

Casi al principio de empezar a trabajar con sus nuevos consultores de empresas familiares Enrique se dio cuenta de algo:

Redactar un protocolo para su empresa familiar no era suficiente.

Pongámonos en contexto. Enrique Sánchez es el gerente de Conservas Sánchez, empresa familiar en segunda generación de la que es gerente. Antes de jubilarse ha contratado a una consultoría de empresas familiares para que le ayuden a dejar las cosas ordenadas.

Hay muchos problemas que resolver y cree que lo mejor que puede aportar en sus últimos años de actividad al frente de la empresa es una cierta dosis de equilibrio y la empresa bien encaminada para afrontar los retos del futuro.

Hay muchos más temas claro, pero estaban por ahí revoloteando, le daban vueltas en la mente y no conseguía aterrizarlos.

De todas formas, antes de empezar el proyecto Enrique pensaba, quizá sin mucha base, que todo giraría alrededor del protocolo familiar y lo demás iría cayendo por su propio peso.

Pero su opinión había cambiado, ahora se daba cuenta de que estaba enfrente de un proyecto de años, compuesto por muchos otros proyectos más pequeños y que afectaba no solo a la empresa, sino también a la familia, al patrimonio y a las relaciones que se establecen entre ellos.

¿Por qué cambió Enrique de opinión?

Ya te he comentado que Enrique es el gerente y además ejerce como tal. Lleva todos los aspectos de la gestión de la empresa y se involucra en todos y cada uno de ellos. Tal y como había visto que hacía su padre. Es muy consciente de su función y de cómo quiere llevarla a cabo.

Para los temas económicos delega en su hermano y socio Adolfo que además se encarga de la gestión del patrimonio generado, quizá no de forma muy consciente y desde luego sin establecer la necesaria separación entre las cuentas de la empresa y lo demás, pero se encarga.

Además tres de sus hijos y uno de sus yernos están trabajando en la empresa, así como los tres hijos de Adolfo y una de sus nueras.

Toda esta situación era muy normal para Enrique, se había ido creando de forma natural a medida que la empresa y su familia iban creciendo, hasta ahora sin traumas. Aunque no estaba ciego y era consciente de que, poco a poco, se habían ido creando algunas tiranteces entre sus familiares. Enrique estaba también seguro de que él no era el único en darse cuenta de que la fecha de su retiro se acercaba y había expectativas para sucederle al frente de la empresa y para ocupar los distintos puestos que quedarían vacantes al moverse la jerarquía.

Algunas de esas expectativas no se iban a cumplir y eso iba a generar frustración.

Por eso el pensaba que hacían falta unas normas, una ley que todo el mundo pudiera seguir y que se debía reflejar en algo como un protocolo familiar.

Todo buen consultor busca entender el problema antes de empezar a ofrecer respuestas, la respuesta a cualquier pregunta suele encontrarse fácilmente una vez que la pregunta se formula de manera correcta.

Así que se dedicaron primero a trabajar con Enrique y entender muy bien sus expectativas, una vez hecho esto le expusieron de forma razonada que debía cambiar su forma de entender el problema.

Le explicaron que su empresa familiar era más que eso, era un sistema formado por distintas variables, que para hacer honor a su nombre cambiaban en función de factores externos y del paso inexorable del tiempo.

Le hicieron entender que ese sistema estaba formado por la empresa, la familia, el patrimonio y las relaciones que se forman entre ellos. 

Le forzaron a pensar en cuál debía ser el resultado del sistema, es decir, el propósito por el que existe, su razón de ser. Y ahí salieron palabras como tranquilidad, prosperidad, desarrollo, continuidad, progreso, riqueza o armonía.

Le hicieron ver que “la ley” (el protocolo familiar) no evita ni resuelve conflictos y que estos van a aparecer queramos o no. Cada uno de estos conflictos añadirán inestabilidad al sistema. A lo más que podemos aspirar es a ordenar el sistema de forma que reduzcamos su inestabilidad y lo ayudemos a autorregularse, detectar los problemas en su origen y contar con formas de gestionarlos.

Enrique terminó por convencerse e interiorizar que la paz que buscaba no iba a llegar por medio del establecimiento de unas normas sino que debía construirla y trabajarla.

Así que se puso a ello.

El arranque

Los consultores establecieron un entorno sobre el que empezar a trabajar y que debería gobernar todas sus acciones a partir de ahora:

  • Evitar soluciones rápidas o parciales, todo sistema es por naturaleza inestable y no debemos accionar ninguna de sus variables sin comprender las implicaciones de esta acción.
  • Va a haber resistencia al cambio, es natural e inherente a la condición humana. Debemos prepararnos para ello y establecer estrategias que gestionen el cambio.
  • Herramientas y método para poder comprender el sistema en detalle, aprender de él y saber cómo actuar.
  • Establecer un proyecto global que trate todos los temas que necesitamos resolver. Comunicar a todos los niveles y frecuentemente.

No fue fácil para Enrique aceptar estas bases de trabajo pero finalmente accedió y quedaron establecidos los cimientos sobre los que edificar el futuro de Conservas Sánchez.

julio 2019

El secreto que nadie te cuenta sobre el protocolo familiar

Por |julio 8th, 2019|Categorías: Protocolo Familiar|

El secreto que nadie te cuenta sobre el protocolo familiar

No te lo voy a desvelar en la primera frase, pero te voy a decir lo que no es:

El secreto no está en nada que esté escrito en el protocolo familiar.

Curioso, ¿verdad?

Pero ¿cómo puede ser esto? Tanto tiempo y dinero invertido en la creación de un protocolo familiar y ahora resulta que ese documento no es importante. ¿Estamos locos o qué?

El documento importa, eso no se puede negar. Lo que pasa es que lo realmente relevante está alrededor de él, no en él.

Veamos: hay 3 grandes fases que hay que cumplir para conseguir implementar un protocolo familiar que cumpla sus objetivos:

  • las conversaciones para llegar a acuerdos.
  • la redacción del documento.
  • la implementación de los acuerdos.

¿Empiezas a ver por dónde van los tiros? Vamos a verlo en más detalle, ya nos vamos acercando a que te desvele el secreto.

La fase más importante

No solo la más importante, también la más complicada y, de lejos, la más sensible es la implementación de los acuerdos plasmados en el documento.

¿Estás de acuerdo? Espero que sí, porque si no ¿para qué hacemos un protocolo familiar? O yo voy muy desencaminado o debe  ser para que se implemente y se ponga en práctica. ¿No?

Y si queremos que se implemente. ¿por qué la mayoría de consultoras de empresas familiares no se quedan para esta parte tan crucial?

He oído cosas como: “eso es cosa del cliente”, “yo ya he hecho mi trabajo”, “soy experto en elaboración de protocolos pero no en su implementación”…

Todos podrían ser argumentos válidos pero el resultado real es que la familia empresaria se encuentra sola con un documento que tiene que implementar sin tener una idea clara de cuáles son los pasos que debe tomar, cuándo debe tomarlos y de qué manera.

¡Pero no me has contado el secreto del protocolo familiar!

Perdona, a lo mejor no he sido claro. El secreto es este:

Este es el secreto del protocolo familiarCuando negocies la elaboración de un protocolo familiar no te olvides de incluir la fase de implementación.

Puedes encontrar plantillas y consejos para la elaboración del documento. Qué debe incluir y qué no. Sin ir más lejos nosotros tenemos artículos escritos sobre lo que debe incluir el protocolo familiar o los 7 pasos que hay que seguir para su implantación.

Pero nos gustaría que te quedase algo muy, muy claro: sin una implementación clara, precisa y controlada el protocolo familiar no existe.

Y para conseguir una buena implantación es clave también la primera fase sobre la que hemos pasado un poco de puntillas: las conversaciones para llegar a acuerdos.

Tienen que ser inclusivas, abiertas a todas las sensibilidades, capaces de atender, y entender, todos los argumentos. Cuantas más conversaciones mejor porque la inclusión de todas las partes en las discusiones sensibles les hace sentirse partícipes del proceso.

Eso les hace pasar de ser una potencial barrera en la implementación a convertirse en los “agentes del cambio”. Aquellos que realmente quieren que se implemente y pondrán todo de su parte para conseguirlo.

Es lo que ocurre cuando sientes que eres parte de una idea y puedes colaborar en su desarrollo. Entonces pasa a ser tu idea.

Mis recomendaciones para ti

Es muy importante que busques ayuda para la creación del protocolo familiar de tu empresa, solo vas a hacer uno y tienes que tener en cuenta aspectos que probablemente ni imaginas.

Selecciona consultores que te ayuden en todas las fases del proceso, no solo en la elaboración. Si no es así te quedarás con un fantástico documento que nadie conoce, utiliza ni respeta.

En Japón Matarí nos consideramos socios de nuestros clientes. Nos implicamos en todas las partes del proceso porque los objetivos de nuestros clientes son nuestros objetivos. En nosotros vas a encontrar unos colaboradores que te acompañan durante todas las fases del proceso.

mayo 2019

El secreto para que las empresas familiares sobrevivan

Por |mayo 15th, 2019|Categorías: Área Empresas, Área Patrimonial, General, Protocolo Familiar|

El secreto para que las empresas familiares sobrevivan

Es un hecho: las empresas familiares sufren mucho en el cambio de generación y un porcentaje muy alto simplemente mueren.

Depende mucho de los datos que tomes no hay una estadística que se pueda considerar de referencia pero todas las que puedas encontrar te van a confirmar este hecho con pequeñas variaciones numéricas.

¿Por qué pasa esto?, ¿es inevitable?, ¿puedes evitar que le pase a tu empresa familiar?, ¿cómo?

Si aún no te has hecho estas preguntas quizá deberías planteártelas, tanto si eres el propietario, uno de ellos, un sucesor, un miembro de la familia o un directivo de la empresa.

Conseguir que la empresa familiar perdure es una de tus preocupaciones o no estarías leyendo esto.

La empresa familiar es un sistema complejo

Un sistema es un conjunto de elementos relacionados entre sí que funciona como un todo para producir un resultado determinado. El resultado dependerá de las variables que cada uno de los elementos introducen y de la relación entre ellos.

Piénsalo un momento, si tu empresa es un sistema, ¿cuáles son sus elementos?

Sistema familia empresaLos más importantes, los que tienes que tratar de controlar para conseguir el resultado que buscas son tres: la familia, la empresa y el patrimonio.

Por supuesto no funcionan aisladamente, es más, están íntimamente relacionados. Cuando las piezas encajan como deben el resultado es armónico, todo va a las mil maravillas.

Pero cualquier sistema está sujeto al desgaste, al paso del tiempo, a las influencias externas. Para conseguir que todo siga funcionando como debe hace falta una constante monitorización y una inyección de energía cada vez que el sistema muestra síntomas de desajuste.

¿Qué variables ponen en peligro la perdurabilidad de la empresa?

La que más contribuye es también la más inexorable, la que tiene que suceder queramos o no: la sucesión.

Si ocurre de forma desordenada es la causa principal de muerte en empresas familiares, lo que por desgracia ocurre demasiado a menudo. La tendencia de las personas a cargo de la empresa es mantenerse el mayor tiempo posible, o simplemente seguir con el día a día sin prestarle demasiada atención a que ocurrirá cuando ellos no estén disponibles para seguir ejerciendo sus funciones. Por eso es imperativo planear la sucesión cuando aún hay tiempo para hacer las cosas de forma ordenada.

Por otra parte están los problemas empresariales inherentes al sector de actividad de la empresa y su propia actividad: cambios en el mercado, irrupción de competidores, necesidad de transformación, productividad… La empresa necesita disponer de una visión y estrategia coherentes y estar bien gestionada.

La gestión de la familia en la empresa tiene una gran importancia y también el potencial de generar riesgos a largo plazo. Debes procurar tener siempre a las personas adecuadas en los puestos adecuados independientemente de si forman parte de la familia o no. La gestión de los Recursos Humanos tiene que contribuir al éxito de la empresa y no ponerla en peligro.

peligros para la empresa familiarUno de los objetivos principales de una empresa familiar debe ser generar un patrimonio familiar de calidad que consigue proporcionar plenitud y armonía a sus propietarios. La gestión del patrimonio hay que hacerla bien y hay que hacerla entendiendo que el patrimonio familiar está constituido no solo por dinero y bienes materiales sino también por el talento y capacidades intelectuales existentes en la empresa. Gestionar el patrimonio es absolutamente necesario y complementario a gestionar la empresa pero es un trabajo distinto.

Tienes que conocer y controlar estos cuatro potenciales peligros para conseguir la perdurabilidad de tu empresa. Estar pendiente de ellos y actuar lo más proactivamente posible en cada una de sus variables. Pero hay algo más.

Algo más delicado y que normalmente se esconde, no es obvio y por lo tanto es difícil de ver. No olvides que todos estos componentes son parte de tu sistema empresa-familia y un sistema funciona a base de sus componentes y las interrelaciones que se producen entre ellos.

Las interrelaciones suelen estar ocultas aunque sus efectos aparecen de forma evidente, y algunas veces inesperada. Déjame ponerte un ejemplo muy sencillo.

Considera la promoción a un puesto directivo de un miembro de la familia, estás gestionando la presencia de la familia en la empresa y de alguna manera el patrimonio al aumentar los ingresos del familiar afectado. Por ahí todo bien.

Pero había otra persona en la empresa que tenía aspiraciones a ocupar el mismo puesto, y además una persona clave para el día a día. Esa persona se siente minusvalorada, entra en una espiral silenciosa de desmotivación y acaba abandonando la empresa unos meses o años después. Un cambio que creías positivo se ha convertido en una bomba de relojería con potencial de afectar a la rentabilidad de la empresa y por tanto sus posibilidades de perdurar.

Necesitas una visión global a la hora de gestionar tu sistema, las soluciones parciales que actúan solo sobre una variable pueden ser más peligrosas de lo que te imaginas.

La solución: EL PLAN GLOBAL FAMILIA-EMPRESA

Un número importante de los clientes que nos llegan tienen claro que necesitan una cosa: el protocolo familiar.

Desconocen que el protocolo familiar no es la primera herramienta recomendable cuando se trata de asegurar la continuidad y perdurabilidad de la empresa familiar. Es una herramienta muy importante pero se trata de un instrumento de cierre de un proceso. Una consecuencia.

Las empresas familiares que consiguen perdurar de una generación a otra con crecimiento en la empresa, armonía entre esta y la familia y gestionando eficazmente un patrimonio que genera estabilidad, tranquilidad y seguridad lo hacen porque tienen una visión global de su sistema.

Una visión que les permite anticiparse a los peligros que tienen que afrontar y que nace de una identificación de sus retos y un consenso sobre sus prioridades.

En definitiva una visión global plasmada en un plan que considera los distintos elementos del sistema, anticipa los problemas y establece prioridades y acciones. Un plan global familia-empresa.

Algo a lo que no es fácil llegar pero que es absolutamente necesario para asegurar que todos los componentes de tu sistema familia empresa funcionan y se desarrollan en plenitud.

La elaboración de este plan implica un conocimiento profundo de todas las variables, la apertura de un proceso para su construcción, una comunicación abierta y sincera entre todas las partes implicadas y un compromiso para su ejecución. El alcance de un consenso va a ser la clave.

En el plan estarán plasmados los retos y las prioridades del sistema, las acciones necesarias para llegar a los objetivos, el plan de sucesión, el protocolo familiar que regule la participación de los miembros de la familia y los organismos familiares de control. Además de, por supuesto, el plan de ejecución.

En Japón Matarí somos especialistas en perdurabilidad de empresas familiares y en la elaboración del plan global familia-empresa. Si crees que te podemos ayudar ponte en contacto con nosotros.

Conclusión

Desgraciadamente tu empresa familiar está expuesta a engrosar la estadística de empresas familiares desaparecidas.

Los enemigos son muchos y las soluciones no son fáciles. No hay recetas mágicas.

Necesitas tener una perspectiva global, entender muy bien todas las variables de tu sistema y sus interrelaciones. En definitiva elaborar un plan global familia-empresa que te aporte tranquilidad y seguridad en el futuro.

Y en eso te podemos ayudar.

 

abril 2019

Descubre las claves para la sucesión en la empresa familiar

Por |abril 16th, 2019|Categorías: Área Empresas, Protocolo Familiar|

Descubre las claves para la sucesión en la empresa familiar

Todos somos humanos y anticiparnos a los problemas no se cuenta entre nuestras mayores habilidades.

Los datos nos lo dicen muy claramente: la supervivencia de las empresas familiares decrece de forma exponencial con el paso de las generaciones.

Los empresarios familiares son excelentes cuando se trata de ver oportunidades de negocio y de construir empresas rentables pero está claro que no se les da muy bien pasar el relevo a la siguiente generación.

La receta para conseguir una sucesión ordenada es muy sencilla y hasta diríamos que también es muy conocida: planificar la sucesión con antelación. Desafortunadamente esta receta no se aplica a menudo, un porcentaje demasiado grande de empresas familiares sigue desapareciendo durante el cambio generacional.

Vamos a indagar en el porqué de esta situación y en las causas de que esta receta tan sencilla no se aplique con efectividad.

Esta es la receta para una buena sucesión en la empresa familiar

No hay varitas mágicas, cada empresa y cada familia es un universo en sí mismo. Pero sí que hay tres conceptos que, bien aplicados, harán que la empresa familiar y por tanto la familia empresaria, perduren.

  1. Anticipación. Plantear el problema antes de que aparezca.
  2. Planificación. Una vez que reconocemos el problema, plantear su solución en un plan a largo plazo.
  3. Preparación. La siguiente generación ha de estar lista cuando le llegue el momento de tomar las riendas.

Esta es la receta muy resumida pero el riesgo de simplificar demasiado es que podemos perder la riqueza de los detalles, te hemos dado las claves principales ahora vamos a verlas con más calma.

Anticipación

Quizá sea la parte más complicada del proceso y eso que es simplemente una decisión, pero muy difícil de tomar y más difícil de prever, de darse cuenta que hay que tomarla.

El empresario familiar de primera generación es alguien que ha dedicado toda o la mayor parte de su vida a crear algo donde no había nada. Su empresa es su vida desde que se levanta hasta que se acuesta. Seguro que la sucesión le ronda la cabeza pero es muy difícil que llegue a la conclusión de que tiene que apartarse de su empresa por sí mismo.

Su entorno va a jugar un papel clave en esta decisión. Es necesario que la siguiente generación empiece a plantear la situación con la suficiente anticipación recordando algo importante: no se trata de sustituirle porque ya no sea válido sino de plantear cómo se va a hacer la sucesión cuando sea necesario acometerla.

Así evitaremos situaciones sobrevenidas que es el peor de los posibles escenarios. Plantear una sucesión con urgencias nunca es una buena idea.

Planificación

Vale, tenemos que plantear la sucesión, ¿cómo lo hacemos?

Planificar la sucesiónLlega el momento de planificar, hay que establecer unos objetivos, un calendario, prever los posibles obstáculos y cómo solucionarlos. Va a requerir unas cuantas conversaciones profundas y difíciles. Es muy posible que las emociones intervengan en alguna parte del proceso y lo pongan en peligro.

Cuando tengamos un plan llegará el momento de ir ejecutándolo, sin prisa pero sin pausa, asegurándonos en cada movimiento que damos que nos estamos dirigiendo con paso firme hacia nuestro objetivo y corrigiendo las desviaciones si se producen.

Es muy recomendable contar con ayuda externa en esta fase del proceso. Van a existir muchas situaciones y preguntas a las que la familia empresaria se va a enfrentar por primera vez y puede tener dudas a la hora de afrontarlas. Un asesor externo con experiencia en este tipo de situaciones puede ser de mucha ayuda.

Aquí te dejamos nuestro contacto. Sabemos que cada sucesión tiene su propia intrahistoria y te podemos ayudar a afrontarla de la manera correcta.

Preparación

El plan nos dirá aquellas acciones que hay que ir tomando, que indudablemente formarán parte de la preparación hacia una sucesión ordenada en tu empresa familiar.

Preparar la sucesión en la empresa familiar

Pero hay un tema importante al que hay que prestar la debida atención. La preparación del sucesor, tiene que estar listo desde varios puntos de vista: tiene que tener la motivación para hacerse cargo de la empresa, tiene que conocer en profundidad el negocio, el mercado y el entorno en el que se mueve.

Lo más importante es que el sucesor debe prepararse para ser el nuevo líder de la empresa familiar.

En una empresa familiar de primera generación el líder es el fundador, es el líder natural, el que toma todas las decisiones. Normalmente contrató a los empleados y les ha liderado por todas las vicisitudes que una empresa tiene que afrontar durante su historia. La familia le reconoce y respeta como líder.

El relevo generacional va a tener que asumir el rol de líder y no es sencillo. Una buena preparación en este aspecto va a ser clave. No solo durante el proceso de transición sino también en los años sucesivos.

El plan integral empresa-familia y el protocolo familiar

Hemos hablado de la anticipación, la planificación y la preparación. La familia empresaria va a tener que afrontar todos estos temas dentro del contexto en el que existen, no están aislados.

Ese contexto constituye un sistema compuesto por la empresa, la familia, el patrimonio y el entorno.

Plan integral empresa familia

Para que una sucesión ocurra de manera controlada y exitosa estos cuatro factores, y sus interdepencias, necesitan estar controlados. Tenemos que plantearnos las preguntas adecuadas tomando todos los factores en cuenta.

Esas preguntas provocarán conversaciones interesantes, las que hay que tener para que tengamos todas las variables controladas. No podemos plantearnos una sucesión en una empresa familiar sin tener el cuenta el impacto en el patrimonio ni como el entorno en el que nos movemos puede afectar a los planes que estamos haciendo.

Un plan integral empresa-familia es el que nace de entender a la perfección el sistema en el que nos movemos, de esa comprensión nacen las preguntas que debemos hacernos y que, si están debidamente formuladas, nos llevarán a las respuestas que necesitamos.

Todo eso lo reflejaremos en un plan global que considera el sistema como un todo, que debemos ejecutar paso por paso y monitorizar para comprobar que cada paso que damos tiene el efecto deseado en nuestro sistema.

Y si no lo tiene, debemos tener las herramientas necesarias para corregir nuestro curso de acción.

No queremos cerrar esta sección sin hablar del protocolo familiar. Es una de las herramientas que se pueden usar como parte del plan integral empresa-familia pero no deja de ser solo eso, una herramienta que cubre las necesidades de una parte del proceso de sucesión. Es necesario en algunos casos pero no en todos.

La parte realmente vital es tener un plan integral empresa-familia que abarque todas las complejidades e interrelaciones del sistema empresa-familia-patrimonio-entorno.

Conclusión

La falta de una sucesión controlada es la principal causa de desaparición de la empresas familiares siendo los principales culpables no saber anticiparse al problema, una mala planificación y una deficiente preparación de la siguiente generación.

La clave para evitar esta situación es actuar antes de que sea tarde, trabajando con el fundador para que interiorice la necesidad de plantear su sucesión con la suficiente antelación y luego contar con asesoría experta para la planificación e implantación de las medidas necesarias.

Si tienes en cuenta estas claves estarás poniendo las bases para contribuir a evitar el drama de la desaparición traumática. Algo perfectamente posible si se actúa a tiempo. Esperamos haber contribuido a implantar esa necesidad de anticipación, planificación y preparación.

Si es así, estaremos contentos.

 

Cómo dirigir la empresa familiar para que perdure

Por |abril 4th, 2019|Categorías: Área Empresas, Área Patrimonial, Economía de empresa, Protocolo Familiar|

Cómo dirigir la empresa familiar para que perdure

Porque ese es el objetivo, ¿verdad? Que tu empresa permanezca ya que así la familia que está entretejida con ella también perdurará.

Pero no a cualquier coste. La particularidad más importante de la empresa familiar es que tus seres queridos están en ella, incluso es muy probable que dependan de ella.

Tienes que buscar la perdurabilidad, sí, pero hay que hacerlo de forma inteligente para que todas las personas implicadas encuentren su sitio, la mejor forma de desarrollarse y de hacer que la empresa avance.

Al final, las empresas están formadas por personas, y en este caso son tus personas. Así que veamos qué tienes que hacer para ir construyendo el entorno que permita que tu empresa y tu familia constituyan un sistema estable que va avanzando, transformándose y superando dificultades.

¿Qué es una empresa familiar y cómo puede tener éxito?

Seguro que ya sabes si tu empresa es familiar o no, de todas formas es importante recordar conceptos, para poder gestionar bien tienes que tener claro lo que tienes entre manos.

Hay 3 características que se cumplen en toda empresa familiar:

  1. Vocación de perdurabilidad, los propietarios actuales de la empresa desean que la empresa pase a la siguiente generación.
  2. Implicación de la familia, esta puede tomar diversas formas desde la dirección y gestión unipersonal, pasando por miembros de la familia trabajando en diversos puestos dentro de la empresa, hasta la participación en órganos de dirección o consejos de administración.
  3. Propiedad del capital que está controlado por la familia o familias propietarias.

Esto hace que los valores, objetivos y, al final, los factores clave que van a hacer que tu proyecto tenga éxito no tengan que ser necesariamente los mismos que en una empresa no familiar.

Cuando se les pregunta a los empresarios familiares qué es lo que consideran clave para el éxito esto es lo que responden:

  • el 95 % piensa que unas buenas estructuras de gobierno corporativo y procesos
  • el 93 % considera que es clave mantener el control de negocio dentro de la familia
  • el 93 % le da importancia a la comunicación entre generaciones
  • el 90 % cree que hay que equilibrar las preocupaciones familiares y los intereses del negocio
  • el 88% manifiesta que es también clave fomentar el carácter emprendedor de la familia y el negocio

(Fuente: barómetro de la Empresa Familiar, sexta edición 2017)

Lo cual no hace más que resaltar algo que de tan evidente que es suele ser a menudo olvidado: la empresa familiar es un sistema compuesto por el negocio y la familia. Tienes que cuidar de ambas, una no se entiende sin la otra.

Y este sistema es muy intrincado, está compuesto por muchas complejidades y variables que hay que conocer y saber balancear para conseguir el éxito: la perdurabilidad.

Una de las claves para equilibrar este complejo sistema y hacerlo más resistente a cambios del entorno, del mercado en el que opera, del irremediable cambio generacional que algún día llegará y de muchas otras situaciones y factores, es construir unas estructuras sólidas que contribuyan a ordenar el sistema. Hablamos de estructuras de gobierno, de comunicación, de gestión, de profesionalización.

Diferencias de gestión entre una empresa familiar y una no familiar

El 95% de los empresarios familiares piensa que tener buenas estructuras de gobierno corporativo es el primer factor clave para el éxito. ¿Cómo puedes conseguirlas?

En la primera generación no suele haber problemas en este sentido. El fundador casi siempre tiene todo el control y maneja la toma de decisiones.

Pero en sucesivas generaciones las cosas tienden a complicarse un poco más y este tema del gobierno corporativo empieza a ser más importante. Una característica esencial de la empresa familiar en su primera generación es su rapidez y flexibilidad en la toma de decisiones. Es una gran ventaja y no puedes dejar que se pierda.

Con lo que ya va apareciendo la diferencia principal en la gestión cuando comparamos con empresas no familiares, aquella que va a definir si tu empresa familiar perdura o no:

La existencia de un plan estratégico empresa-familia que aborde temas tan vitales para unas empresa familiar como el plan de sucesión o el protocolo familiar. Sin él, cosas como el gobierno corporativo van a empezar a deteriorarse y no puedes permitirlo.

El plan estratégico de la familia empresaria  te va a ayudar también a tener controlados algunos otros factores clave:

  • Por supuesto te ayudará a mantener el negocio dentro de la familia, es su objetivo principal
  • Ayudará a que se produzca una comunicación efectiva entre generaciones. Desde luego no es la panacea en este sentido, la comunicación es algo que hay que trabajar constantemente pero sí que contribuirá a que los temas importantes se discutan en los foros adecuados incluyendo a las personas implicadas
  • Equilibrará las preocupaciones e intereses de la familia y el negocio. Un buen plan empresa-familia nace del consenso, y el consenso nace de plantear las preguntas adecuadas.

En una empresa común la familia no existe, no es un factor a tener en cuenta. En la empresa familiar no es solo un factor, la familia es la razón de la existencia de la empresa y el objetivo es la perdurabilidad.

Un plan estratégico empresa-familia que aúne los intereses de la familia con los de la empresa, determine la sucesión y establezca una buen gobierno te va a allanar el camino. Lo necesitas para que tu empresa perdure.

Queremos que tengas en cuenta que el plan empresa-familia no se puede reducir a un documento, no serviría de nada, requiere un proceso, a veces largo, de creación e implementación en la familia empresaria. Es condición necesaria que toda la familia participe en su creación y lo haga suyo.

La importancia de la visión externa en la empresa familiar

Cuando una empresa familiar empieza la intuición es lo más importante. El fundador tiene éxito de una forma emocional  y, a base de mucho esfuerzo, acaba teniendo un conocimiento total de todos los factores importantes de su empresa y su mercado.

Las cosas van bien así hasta que llega un momento en que esto no es suficiente, y ese momento puede llegar por distintas causas.

Quizá porque haya llegado el momento de plantearse la sucesión, porque la empresa haya crecido hasta dimensiones en las que necesita profesionalizarse para sobrevivir, o porque empiezan a aparecer problemas financieros.

Puede ser por varias razones, pero el momento siempre llega. Y cuando lo haga tu empresa familiar debe estar lista para el mayor cambio que va a experimentar a lo largo de su historia.

El cambio de paradigma al que se enfrentan todas las empresas familiares en algún momento

Piénsalo por un momento. En tu empresa todo pasa por las manos del fundador, él toma las decisiones, soluciona problemas… Es el guía y el referente.

Cambio de paradigma en la empresa familiar

Y de repente, no está o se encuentra con nuevos problemas a los que no está acostumbrado y no sabe resolver, o empiezan a existir problemas de tesorería sin que nadie sepa muy bien porqué.

En este momento se plantea el cambio de paradigma, tienes que gestionar la empresa de forma diferente. Las estrategias que servían antes ya no sirven y hay que hacer algo urgentemente.

El mensaje principal de este artículo es que conviertas ese riesgo en una oportunidad, conviertas esa urgencia a la que tu empresa se enfrentará tarde o temprano en algo que estaba previsto y sabes cómo afrontar.

Y para hacerlo debes entender que este cambio va a exigir un cambio de mentalidad que si no se gestiona bien hará sufrir a la empresa y a la familia.

La visión externa

Va a ser esencial que dispongas de alguien que aporte una visión externa al sistema empresa-familia-patrimonio.

importancia de consultor externo en la empresa familiarAlguien que desde un punto de vista despojado de las emociones intrínsecas a toda empresa familiar consiga darte una perspectiva diferente que te permita enfocar el problema desde los ángulos correctos.

Existen distintas formas de hacerlo:

  • incorporar personas ajenas a la familia a los puestos directivos
  • contar con los servicios de una consultoría especializada en empresas familiares y su especial idiosincrasia
  • incorporar un consejero externo al consejo de administración de la empresa.

La solución que elijas dependerá de la situación a la que tu empresa se vaya a tener que enfrentar.

Conclusiones

Ya conoces las claves del éxito de tu empresa familiar y sabes que tu empresa familiar se va a enfrentar con un cambio de paradigma que va a requerir un cambio de mentalidad.

Ese cambio va a ocurrir, independientemente de que en este momento la empresa se pueda considerar exitosa.

Por otro lado, has descubierto que la diferencia principal en la gestión de una empresa familiar es precisamente la existencia del sistema empresa-familia-patrimonio que ha de ser regulado por la existencia de un plan estratégico empresa-familia.

Y no te olvides de la importancia de añadir una visión externa a la familia, existen varias maneras de hacerlo y cualquiera de ellas va a aportar mucho a tu proyecto. Si tienes dudas sobre cuál puede ser la mejor para tu caso particular estaremos encantados de ayudarte.

Si sigues estas claves estarás sentando unas bases muy sólidas para que tu empresa familiar sobreviva al cambio generacional y a cualquier otro cambio al que tenga que hacer frente.

¡Buena suerte!

junio 2018

Cómo evitar que mueran las empresas familiares

Por |junio 12th, 2018|Categorías: Protocolo Familiar|Etiquetas: , , , |

¿Cuántos años quieres que perdure el nombre de tu empresa en el tiempo? ¿Estás haciendo lo necesario para que esto ocurra? ¿Sabes cómo evitar que muera tu empresa familiar?

El 80% del tejido empresarial en España está conformado por empresas familiares, representando por ejemplo el 90% en Andalucía. Hay grandes ejemplos de empresas familiares que perduran en el tiempo generación tras generación: El Corte Inglés, Tous, Osborne o Codorniu, con más de cuatro siglos de historia.

Este tipo de empresa tienen particularidades que hacen sus motivos de mortandad sean en algunos casos diferentes a las empresas no familiares. En épocas de crisis pronunciadas son más fuertes y suelen salir adelante en un mayor porcentaje que las empresas no familiares, ya que sus miembros son capaces de hacer sacrificios por sus empresas y su legado que no son capaces en otros tipos de empresas. Hay una serie de valores arraigados desde su fundador que debe preocuparse en transmitir de generación en generación.

¿Por qué mueren las empresas familiares?

El principal motivo de esta falta de continuidad en las empresas familiares es sin duda el relevo generacional. Solo sobreviven el 30% del paso de la primera generación a la segunda, y un 50% de este porcentaje de la segunda generación a la tercera. El cambio de un líder autoritario que ha fundado la empresa con su esfuerzo a una segunda generación en la que se incorporan hijos, primos o en ocasiones familiares no directos suele ser el punto más crítico de una empresa familiar, a esto se le suman otras causas como las relaciones empresa-familia o los cambios en la gestión de los negocios que nos marcan los propios mercados.

Evidentemente existen herramientas para frenar estos motivos y hacer que las empresas familiares perduren en el tiempo.

Sin duda la más conocida es el Protocolo Familiar, es la herramienta más utilizada por las empresas para la planificación de estos relevos generacionales, con esto se ponen sobre la mesa las reglas del juego para las generaciones entrantes y marcan las pautas necesarias para que no haya desajustes en esta sucesión, marcando el momento adecuado para este. Hay muchos tipos de protocolo familiar, aunque nosotros solo contemplamos el que se gestiona desde dentro de la empresa, establecer las reglas de la sucesión solucionando problemas de gestión o de organización dentro de las mismas, lo que provoca un fortalecimiento en la siguiente generación, que son los encargados de transmitir y estar pensando ya en la que viene.

Con el protocolo familiar hay una dificultad añadida en este tipo de empresas, el desconocimiento del mismo, la gran mayoría no saben que existe y los que han oído hablar del mismo no saben para qué sirven ni le dan importancia a si lo necesitan, como contábamos en nuestro post anterior ¿Necesito un protocolo familiar?

Hay más herramientas necesarias para perpetuar esta continuidad como los consejos de familia, las relaciones empresa-familia son también uno de los principales problemas que surgen conforme vamos dando entrada a nuevas generaciones. Hay que gestionar la familia y deben estar todos en el mismo barco remando en la misma dirección, un buen ambiente familiar ayuda a que este barco no se hunda.

PLANIFICACIÓN GENERACIONAL + FAMILIA + GESTIÓN DE NEGOCIO = CONTINUIDAD EN EL TIEMPO

David Prada

Financiero & Comercial en Japón Matarí

Ir a Arriba