LA ACTUALIDAD DE LA EMPRESA FAMILIAR

LA ACTUALIDAD DE LA EMPRESA FAMILIAR

Cómo evitar los conflictos en tu Empresa Familiar

Ago 31, 2022 | Empresa Familiar, Plan de Sucesión

Un negocio familiar se puede ver como una gran oportunidad. Heredar una empresa de éxito suele suponer adquirir también sus clientes y unas cuentas favorables. Sin embargo, su gestión puede ser un problema si no se hace una buena gestión y definición de tareas. Es por eso que muchos expertos hablan de que, aproximadamente, el 80% de las compañías no superan la tercera generación.

 

Una transición gradual

Para que la empresa tenga continuidad es necesario que la transición de generación a generación se haga de manera correcta. El cambio de presidencia de una empresa no es una cosa sencilla, requiere de mucho tiempo para que la persona que se va a hacer con la dirección tenga los conocimientos necesarios para desempeñar bien su trabajo. Lo idóneo es que la transición se haga de manera planificada, gracias a haber trabajado el plan de sucesión.

 

Conflictos en el seno de la Empresa Familiar

“Donde hay confianza…”. Este dicho tan popular puede describir a la perfección alguna de las situaciones más frecuentes que terminan en problemas en las empresas familiares.

Tener puntos de vista diferentes es habitual en cualquier empresa, y es normal que surjan complicaciones. Pero en las empresas familiares los conflictos pueden afectar directamente al negocio, y es ahí donde empiezan realmente los problemas.

Lo más habitual son los enfrentamientos personales, los roles a desempeñar, lo que recibe cada uno, contratación de familiares consortes, etc. En estos casos, los problemas personales pueden mezclar con los profesionales.

Entre los principales conflictos latentes se encontrarían:

  • Conflicto entre el fundador (o fundadores) y sus familiares próximos que trabajan en el negocio (hermanos, hijos o cónyugues), por el control y dirección de la empresa familiar. Esto produce un gran desgaste que puede generar serios problemas, no solo en la firma, sino también en la familia.
  • Cuando los distintos miembros de la familia, tienen una visión de futuro diferente del negocio, lleva a una gran confusión sobre los objetivos, que se trasmite a toda la actuación del negocio, incluyendo su personal.
  • Confundir la empresa con una caja registradora de la familia, donde se proveen las necesidades de todos los miembros de la misma, sin considerar las necesidades y limitaciones de la empresa y también sin considerar los diversos roles en el negocio.
  • Tensiones al no tener claro los roles y funciones de los familiares en la empresa, que hemos visto con frecuencia, lo que lleva a conflictos inconducentes y peligrosos, así como a pérdida de eficacia.
  • Tensiones en la fase de sucesión de la empresa, cuando el éxito nos lleva a la clásica pregunta: ¿crezco o permanezco pequeñño y seguro? Y si decido crecer, ¿quién es el familiar adecuado para acompañarme? ¿ O debo acompañarme de profesionales?
  • Tensiones en la etapa de expansión de la empresa, ya que debemos coordinar nuevas actividades, a veces obtener nuevos recursos y mantener la calidad de nuestros productos o servicios.
  • También puede generar conflictos y tensiones preparar la sucesión, cuando llega el momento, lo que puede llevar a errores graves y también a dificultades de adaptación de los fundadores.

Cómo lidiamos con los conflictos

Las competencias de cada uno deben definirse desde el principio

La clave está en delimitar bien las funciones de cada persona en el trabajo. A pesar de que puedan surgir problemas en decisiones importantes, como las inversiones o la financiación, si los roles están bien definidos, estos conflictos dejan de existir.

Resulta fundamental para evitar que surjan los problemas controlar tres aspectos: el reparto de funciones, el respeto y la confianza.

El respeto es parte fundamental a la hora de trabajar con familiares, para que no se mezcle lo personal con lo profesional. Que cada uno tenga claro lo que va a hacer y no se inmiscuya en las competencias de los demás. Además, escuchar las opiniones a la hora de tomar decisiones de manera abierta y empática.

La confianza es el tercer pilar básico para que una empresa familiar funcione. Es necesario confiar en la/s persona/s con la/s que vas dirigir un negocio para que sea viable y rentable.

 

 

Hace ya un tiempo hablábamos de estos conflictos que se suscita en las empresas, te animamos a recordar nuestras aportaciones.

 

Recursos:
(1) Cincodias
(2) Salesposition
(3) Forbes
(4) Laempresafamiliar

 

Imagen

Artículos relacionados

   NOSOTROS   |   SOLUCIONES   |   BLOG   |   ¿HABLAMOS?

   NOSOTROS   |   SOLUCIONES   |   BLOG   |   ¿HABLAMOS?