Seleccionar página

LA ACTUALIDAD DE LA EMPRESA FAMILIAR

LA ACTUALIDAD DE LA EMPRESA FAMILIAR

El concepto de margen y sus errores más frecuentes (II): La elección del modelo de costes

Sep 15, 2015 | Área Empresas, Sin categoría

Continuando con el post anterior, hoy vamos a abordar uno de los errores que peores consecuencias puede traer para las pequeñas empresas, y no es otro que el empleo de un sistema de costes que no permita de una forma rápida y eficiente poder observar la realidad económica de la empresa.

¿Qué modelos de costes hay? ¿Y cuál es el más recomendable para una pequeña empresa? La respuesta no puede ser más simple: el que seas capaz de abordar. Pero ojo, no se trata de implantar un modelo de costes y pretender que funcione solo. Hay que mimarlo con datos y cada uno tiene sus exigencias.

  • MODELO DIRECT COSTING:

    Con este modelo se posibilita el cálculo del margen de contribución, es decir, el margen sobre ventas una vez que deducimos los costes variables que soporta el producto o servicio.

  • MODELO FULL COSTING:

    Con este modelo se posibilita el cálculo del margen bruto, es decir, el margen sobre ventas una vez que deducimos TODOS los costes soportados.

  • MODELO COSTES ABC:

    Con este modelo se controlan los costes a través de la definición de las actividades que nos llevan a la obtención del producto y/o servicio.

¿Y ahora cuál elijo? Pues depende.

El modelo Direct Costing es recomendable emplearlo en empresas que no tienen capacidad plena, es decir, que no tienen una demanda que cubra el total de sus posibilidades de generación de ingresos, así, cualquier nuevo ingreso con margen de contribución positivo, contribuye a pagar los gastos fijos.

El modelo Full Costing es recomendable para empresas con capacidad plena, ya que al tener una demanda superior a la capacidad de producción, la venta que mayor margen bruto tenga tendría prioridad sobre las otras.

El modelo de Costes ABC es recomendable emplearlo en empresas con un modelo de negocio low cost, donde cada ahorro unitario supone una gran victoria.

Cada uno de los modelos anteriormente descritos tiene sus exigencias, y no basta con adquirir un ERP, error típico. El ERP es la herramienta que nos facilita las cosas, nada más, y debe servir a controlar el modelo de costes elegido.

Artículos relacionados

   NOSOTROS   |   SOLUCIONES   |   BLOG   |   ¿HABLAMOS?

   NOSOTROS   |   SOLUCIONES   |   BLOG   |   ¿HABLAMOS?