Dentro del proceso de toma de decisiones que debe abordar todo empresario que tenga una pequeña empresa, existen multitud de factores que pueden hacer de la tarea un proceso sumamente complicado y trabajoso.

Nos movemos en un entorno cambiante y para las pequeñas empresas es menos costoso tomar decisiones, equivocarse, aprender y rectificar que no tomar ninguna decisión, porque al final “te pasan cosas” y ninguna buena.

Para ello el empresario debe poder disponer de ciertas herramientas, que le faciliten la visión. En función de la herramienta que se emplee al acercarnos a los datos que proporciona la empresa, esa visión obtenida puede sernos útil, o puede llevarnos a terribles equivocaciones. ¿Cuáles son esas herramientas y para qué sirven?

En los próximos posts sobre Finanzas Express para Pymes vamos a hacer un recorrido por las diferentes herramientas que se deben disponer, describiendo cuál es su función y para qué sirven. Y también lo que no hay que hacer con ellas, ya que no podemos tomar ciertas decisiones desde la herramienta equivocada.

Las herramientas básicas que vamos a describir son las siguientes:

  • LA PREVISIÓN DE TESORERÍA.
  • LA CUENTA DE RESULTADOS.
  • EL BALANCE.
  • EL PRESUPUESTO.

Por último, abordaremos la creación de un CUADRO DE MANDO OPERATIVO para que el empresario pueda tener una visión conjunta de su negocio que le permita tomar decisiones de una forma rápida y eficaz. No confundir con el cuadro de mando estratégico (BALANCED SCORECARD).

El cuadro de mando operativo debe aglutinar en su conjunto a las herramientas anteriormente descritas de forma sintética, permitiendo un análisis de la situación y la posterior profundización en el caso de que algún indicador requiera de ello. No podemos tomar decisiones con miles de datos dándonos vueltas en la cabeza. Necesitamos los números principales resumidos y un sistema fiable para ampliar la información en caso de que sea necesario.