Seleccionar página

LA ACTUALIDAD DE LA EMPRESA FAMILIAR

LA ACTUALIDAD DE LA EMPRESA FAMILIAR

El onsejero externo en la empresa familiar

Dic 23, 2019 | Sin categoría

La empresa familiar se puede beneficiar de la incorporación de consejeros externos

Parece una pregunta de perogrullo. Es obvio que un punto de vista diferente ayuda cuando tenemos un problema que resolver.

Pero hay algo más, si no este artículo se quedaría muy corto y no te pediríamos tu tiempo para leerlo ni nosotros lo hubiéramos invertido en escribirlo.

El 55 % de las empresas familiares tienen al menos un consejero externo (Encuesta Congreso Nacional de la Empresa Familiar 2007). Este dato ya nos dice algo. Si tantas empresas familiares optan por disponer de personas ajenas a la familia en uno de sus órganos de gestión más relevantes debe haber una buena razón para ello.

La presencia del consejero externo se puede justificar por distintos tipos de necesidades y no todas ellas de índole puramente empresarial. 

Pero, ¿a qué nos referimos cuando hablamos de un consejero externo? Quizá sería conveniente que repasemos los distintos tipos de consejeros que puede haber.

La composición del Consejo de Administración

El consejo existe para asegurar la viabilidad a largo plazo de la empresa, para proteger sus intereses, los valores y cultura de la organización. Además en empresas familiares que no hayan desarrollado el consejo de familia puede tener también funciones relativas a la incorporación de las siguientes generaciones de la familia en la empresa y protección de intereses familiares en general. 

Según la guía práctica para el buen gobierno de las empresas familiares del Instituto de la Empresa Familiar podemos encontrarnos con tres distintos tipos de consejeros: 

  1. Consejeros internos: son los que, además de ocupar un cargo en el consejo, desarrollan funciones directivas en la organización
  2. Consejeros dominicales: designados por distintos grupos de accionistas para defender sus intereses.
  3. Consejeros independientes: nos venimos refiriendo a ellos como consejeros externos y son los que aportan experiencia y puntos de vista relevantes en algún aspecto crítico para el desarrollo de la empresa familiar en su momento actual.

La presencia o no de consejeros independientes suele estar muy ligada al estado de desarrollo de la empresa. En un primer momento es muy común que el consejo se constituya con familiares que además desarrollan labores directivas, es decir consejeros internos.

Esa situación se mantiene durante un periodo de tiempo y suele ocurrir que los miembros del consejo se limiten a apoyar las decisiones del familiar a cargo de la gestión de la empresa sin demasiadas discusiones.


Pero llega el momento en el que la empresa se enfrenta a un nuevo entorno, una crisis, una internacionalización o algún otro hito en su desarrollo que empieza a hacer evidente que la composición del consejo no es la más adecuada para enfrentarse a los nuevos retos.

Razones que motivan la incorporación de consejeros externos

Ahí es cuando se plantea la incorporación de consejeros externos. La empresa se enfrenta a un cambio y no cuenta en su consejo de administración con la diversidad y experiencia suficiente para enfrentarse a él.

Entre las razones más relevantes que hacen que se plantee esta situación podemos citar las siguientes:

  • Problemas financieros, fusiones o adquisiciones.
  • Necesidad de abrir nuevos mercados
  • Necesidad de diversificación
  • Grandes proyectos de transformación o con un componente de inversión tecnológica
  • Conflictos entre grupos de accionistas
  • Necesidad de planificar una sucesión ordenada


Qué va a aportar y quién es el candidato ideal

Bueno, no sabemos tu caso específico para sugerirte un candidato ideal aunque estaremos encantados de aconsejarte en este aspecto si lo necesitas y confías en que podamos ayudarte.

Lo que sí podemos hacer es orientarte sobre lo que tienes que buscar en esa persona. Hemos visto que hay una variedad de razones que te pueden hacer necesitar el consejero externo y obviamente el primer requisito sería una amplia experiencia en el tema en cuestión.

Si lo necesitas porque estáis afrontando un proceso de transformación habría que buscar a alguien que haya llevado procesos similares desde posiciones estratégicas, si la razón está más cercana a la parte financiera el ideal sería alguien que venga con un bagaje adecuado en ese área y así sucesivamente.

Pero hay una característica esencial, algo que todo consejero de una empresa familiar debe tener, sea externo o no y es la capacidad de encaje en la estructura. La habilidad de entender las características únicas de tu empresa y las características particulares que toda empresa familiar posee por el hecho de serlo.


El consejero externo va a aportar una visión diferente, una dosis de objetividad al incorporarse desde una posición neutra en relación a los conflictos existentes en el seno de la empresa y una gran cantidad de vías alternativas basadas en su experiencia.

Posiblemente añada también un cambio en la forma de hacer las cosas pero debe hacerlo desde un comprendimiento profundo de la idiosincrasia propia de las empresas familiares cuyos objetivos no siempre son los mismos que los de las empresas no familiares.

En resumen, un consejero externo o independiente va a aportar valor y diversidad a tu empresa familiar pero hay que hacer una cuidadosa elección para asegurarse de incorporar a la persona adecuada y hacerlo en el momento correcto.

Artículos relacionados

   NOSOTROS   |   SOLUCIONES   |   BLOG   |   ¿HABLAMOS?

   NOSOTROS   |   SOLUCIONES   |   BLOG   |   ¿HABLAMOS?